curiosidades

La pasión por el fútbol en Argentina

La pasión por el fútbol en Argentina

Cuando se habla de fútbol en Sudamérica y Centroamérica siempre destaca el país de Argentina, tanto por las contribuciones que ha brindado a este deporte mediante sus jugadores, como por la cultura futbolera que forma parte de su tradición. Es ampliamente practicado por la población masculina, ya sea de manera recreativa o profesional. Desde que son niños, viven en carne viva la pasión por el balompié, y crecen para volverse fanáticos de algún equipo nacional, ya sea por tradición familiar o un fanatismo consolidado con el transcurso de los años.

Los clubes argentinos son los que han conseguido el mayor número de títulos internacionales alrededor del mundo, alcanzado la cuantiosa cantidad de sesenta y ocho. Los más importantes son los logrados en la Copa Intercontinental, con nueve galardones en su haber, y los obtenidos en la Copa Libertadores de América, con un total de veinticuatro títulos. Si a estos se le suman los diferentes éxitos en el plano deportivo que han alcanzado los representativos locales, no cabe duda que el fútbol argentino sea el más condecorado de todo el planeta.

Los inicios del fútbol en Argentina datan del siglo XIX, cuando a mediados de esa época muchos ingleses empezaron a migrar para establecerse en su territorio. Oficialmente, el primer partido jugado en ese país tuvo lugar el 20 de junio del año 1867, y se llevó a cabo en el “Buenos Aires Cricket Club”. Solo habían pasado cuatro años desde que se habría jugado el primer partido de ese deporte a nivel mundial, siguiendo el reglamento concebido en 1863 por la “Football Association” de Inglaterra.

Desde ese entonces, el futbol se empezó a practicar durante varias décadas en los clubes e instituciones fundadas por inmigrantes ingleses, en especial por las personas de esa nacionalidad o que estaban de cierta forma relacionadas. No sería hasta casi veinte años después, que el inglés Isaac Newell fundó un centro educativo donde sus estudiantes comenzaron a practicar este deporte, aumentando en popularidad e instaurándose rápidamente en la niñez y juventud argentina.

Algunos suelen considerar al escocés Alexander Watson Hutton como el padre del fútbol en ese país, aunque también existen estudiosos que discuten esa paternidad. Ya que al margen que se pueda registrar su llegada a la capital en 1882, varios historiadores han manifestado que es muy posible que fuera de Buenos Aires, años atrás, hayan ocurrido acontecimientos que también definieron la cultura deportiva.

En conclusión, desde sus comienzos hasta la actualidad, la importancia que tiene el fútbol en Argentina es incalculable. La pasión por el deporte rey, como es reconocido en todo el mundo por su gran acogida, se ha manifestado en distintos ámbitos, formando parte de su cultura y de una amplia variedad de piezas artísticas. En el tango, por ejemplo, se pueden encontrar varias canciones compuestas por célebres músicos que hacen referencia a equipos como el Racing Club, el Club Atlético Independiente y el San Lorenzo de Almagro. Mientras que en el rock argentino también se pueden hallar temas relacionados con este deporte. Asimismo, tuvo una fuerte presencia en la literatura y el cine de décadas pasadas.

¿Qué es el albinismo? hablamemos más a fondo del tema.

¿Qué es el albinismo? hablamemos más a fondo del tema.

Probablemente habrás visto animales de diferentes colores, amarillo, café, negro, azul, y también quizás haz visto animales sin color, pelaje totalmente blanco, piel rojiza y ojos rojos; A esto se le llama albinismo, es una enfermedad causada por la falta del gen que se encarga de la pigmentación de la piel y pelaje.

El albinismo en la naturaleza es un problema congénito, el animal que tiene esta enfermedad no sobrevive mucho tiempo en su hábitat natural, debido a varios factores como la sensibilidad a los rayos solares y a su falta de camuflaje en el entorno.

El albinismo es extremadamente raro en animales marinos, no se tienen muchos registros en cuanto a animales marinos, sin embargo, si existen avistamientos y fotografías de animales marinos albinos, tal es el caso de una ballena albina vista en aguas mexicanas, la cual causo mucha sorpresa en la comunidad, ya que este ejemplar de ballena gris albina es hembra y en febrero del 2016, dio a luz a su primera cría, la cual no es albina, sin embargo, tiene el gen recesivo que podrá heredar a sus descendientes.

En cuanto a las mascotas exóticas, por ejemplo, en reptiles o anfibios los precios de estos aumentan en dado caso de que sean albinos, ya que al ser extremadamente raro conseguir un ejemplar albino, y las posibilidades de conseguirlo es uno en cada diez mil puestas, considerando que en cada puesta en promedio de las diferentes especies de reptiles hay de diez a cien huevos fértiles fecundados.

También existen casos de plantas y vegetales con esta afectación de albinismo, sin embargo, es un poco más raro.

La mayoría de los animales que son albinos en su hábitat natural, son amenazados por su rareza, y no solo por su habilidad de supervivencia, sino que son cazados, un ejemplo podría ser los elefantes albinos, debido a la creencia de que son de buena suerte.

Albinismo en seres humanos.

El ser humano no se escapa de la posibilidad de padecer esta enfermedad, existen muchas personas que padecen de albinismo, la mayoría son hipersensibles a la luz solar, causando dolor y molestia en piel y ojos. Además de padecer esos síntomas, las personas albinas también padecen el rechazo social por su condición, llegando a ser tan extremo en diferentes partes del mundo.

En África, cada cuatro mil nacimientos nace un albino y la mayoría muere antes de los treinta años a causa del cáncer, ya que, al no tener los medios adecuados para su atención, el sol les daña gravemente la piel, al grado de padecer cáncer. Y por si eso no fuera poco, las creencias locales y costumbres, marcan a los albinos como brujos y son linchados por los habitantes de donde se encuentran.

Además de todo esto, otro síntoma del albinismo en seres humanos está relacionada con la vista, ya que los ojos mantienen un constante movimiento y es imposible mantener fija la mirada, lo que conlleva a tener los ojos en diferentes direcciones.