Futbol y política, la perfecta fusión.

Futbol y política, la perfecta fusión.

El fútbol, deporte más amado en México y en la mayor parte del mundo, y cómo no serlo si lo único que hace es dar alegría, bienestar y buenos momentos a la humanidad. Política, trabajo para los inútiles en México, bienestar para los países (se supone), y estrés para los contendientes, cosas totalmente diferentes que tal vez nunca se habrían podido unir, pero México como el promotor del deporte que siempre ha sido, logró lo inimaginable, hacer una unión permanente entre política y fútbol, en busca del beneficio del pueblo, nunca por interés económico, y para liderar esta unión, sellara y hacerla inquebrantable se requería a una persona con fuerza y voluntad, la mejor opción Cuauhtémoc Blanco. Y para quien no lo conozca aun aquí un poco de la gran persona que es.

Cuauhtémoc Blanco, considerado por expertos e intelectuales del fútbol (los del América) uno de los jugadores más trascendentales de los últimos tiempos, después de haber dado sus mejores años al fútbol supo que era tiempo de cambiar su vida para seguir haciendo bien a México por eso en 2015 como buen héroe y salvador de Cuernavaca fue postulado como candidato a la alcaldía de dicho lugar, y la gente ampliamente informada y con el deseo de un cambio le dio al “Cuau” la oportunidad de fortalecer el municipio con sus amplios conocimientos sobre administración pública (lo aprendió metiendo goles) y la gran fuerza de voluntad que siempre lo han caracterizado, alguna vez se pensó que había grabado un video porno.

Claramente un líder, persona ejemplar, porque lo que importa no es si sepas hacer las cosas, el punto es que te avientes a hacerlas como caiga, porque la gente lo eligió sabiendo que es el más capacitado y no lo hizo guiada solo por su belleza.